Rápidos, limpios y económicos

Hablamos:

Italia 1405699970_France 1405700488_United-Kingdom_flat
Atención al Cliente

Teléfono: 659 706 618

mail: info@deshollinadoresdemadrid.com

CONTACTE CON NOSOTROS

Mejores materiales para construir una chimenea y mantenerla fácilmente

Mejores materiales para construir una chimenea y mantenerla fácilmente

A la hora de construir una chimenea, ya sea en una nueva vivienda o mediante reforma, uno de los aspectos fundamentales para asegurarnos de su buen funcionamiento es el material de fabricación. El mismo no sólo influye en la seguridad estructural, también en la facilidad con la que se puede limpiar y su frecuencia. Materiales utilizados tradicionalmente Tradicionalmente, las casas contaban con chimeneas de tiro y hogar fabricados de material de obra, es decir, de ladrillo, piedra, azulejo, hormigón… Estos componentes de tipo cerámico destacan por su resistencia a las altas temperaturas, haciendo que sean buenos aislantes, además se ven menos afectados por los efectos de la dilatación que el metal. Por esta razón aún es muy habitual encontrar instalaciones de este tipo de construcción. Sin embargo, entre sus inconvenientes encontramos varias características que afectan a su mantenimiento. Y es que, como ya hemos comentado al hablar con anterioridad sobre los problemas más comunes al deshollinar chimeneas, estos materiales suelen presentar una superficie muy rugosa (en comparación con las metálicas) así como recovecos en las zonas de unión. Todo esto no dejan de ser áreas susceptibles de acumular hollín o creosota, lo que es aún peor, ya que representa un potencial riesgo de incendio. Materiales más utilizador actualmente En la actualidad, debemos tener en cuenta los requisitos de cualquier sistema de evacuación de humos que hay que tener en cuenta para construir una chimenea en los edificios están legislados. La regulación general se recoge en la norma UNE-EN 1443 de 2003, y estipula la clasificación y designación de las diferentes chimeneas, tanto para las de tipo modular (prefabricadas) como las construidas a medida en obra. Su objetivo es asegurar que las chimeneas cumplen con los requerimientos de las condiciones de operación en cuanto a parámetros de temperatura, presión, humedad, corrosión… Además, las chimeneas metálicas tienen sus propias regulaciones específicas, que están contenidas en las normas UNE-EN 1856-1 y UNE-EN 1856-2. La primera está referida a las chimeneas modulares, mientras que la segunda trata los conductos interiores y de unión. Y es que necesitaremos utilizar distintos dependiendo del tipo de chimenea. Por ejemplo si queremos una chimenea de gas que de pellets debemos tener en cuenta que los humos que origina la combustión son más agresivos, debido a su mayor contenido en sulfuros, y arrastran mayor cantidad de partículas generadas por la combustión. Mejores materiales para su construcción: Tubos metálicos Tanto si hablamos de estufas prefabricadas como de una instalación en nuevas viviendas, hoy en día la opción más adecuada para construir una chimenea es emplear conductos metálicos. Los podemos clasificar en tres tipos: tubos galvanizados, vitrificados y de acero inoxidable. Veamos sus características. Mejores materiales para chimeneas: Tubos galvanizados...

Leer Más

¿Cuáles son las chimeneas más fáciles de mantener?

¿Cuáles son las chimeneas más fáciles de mantener?

Cuando hablamos del mantenimiento de chimeneas, es importante conocer los diversos tipos que existen. Y para eso es necesario distinguir “el hogar”, que es la cámara donde se produce la combustión (la hoguera), de “la conducción” por la que se evacuan los humos (humero), que originalmente era la definición de chimenea, aunque también se emplea el mismo término para referirnos a todo el conjunto. El mantenimiendo de las chimeneas “francesa” Así, refiriéndonos en esta ocasión a la primera, decimos que una chimenea es francesa cuando se trata de una instalación tradicional, con un hogar abierto a la estancia donde se ubique y una campana en su parte superior, donde se encuentra la repisa para el humo (una zona construida con un determinado ángulo que favorece que los gases desprendan el calor). Es la clase de chimenea que encontramos en las viviendas antiguas, construidas mediante mampostería (de ladrillo, piedra, arcilla…) como parte de la propia estructura de la casa. El principal inconveniente que presenta este tipo de montaje respecto a otros, es su baja eficiencia energética , ya que se pierde la mayor parte del calor generado directamente por los gases de salida. Como al acumular el humo se corre el riesgo de que se saliera a la estancia, debe evacuarse rápidamente, y con él, el calor. También debemos tener en cuenta para su mantenimiento, que la combustión provoca más residuos en forma de partículas de hollín, y esto nos obligará a deshollinar el tiro de chimenea más a menudo que con otras clases. Además, como ya hemos comentado con anterioridad en nuestro blog, los materiales de construcción de este tipo de chimeneas presentan una superficie más rugosa, sobre todo en comparación con la alternativa moderna del metal laminado, por lo que retiene las partículas que se desprenden con el fuego.  Esto supone que la limpieza de las chimeneas de este tipo sea más lenta. ¿Pensando en cambiar la #chimenea de tu casa? Descubre cuáles necesitan menos limpieza y mantenimiento. #Deshollinadores - Deshollinadores de Madrid           Por estos motivos, lo habitual hoy en día es que esas chimeneas se modernicen con la instalación de un cassette, ya sea del tipo insert o de un hogar calefactor. Se trata de equipos prefabricados que se sitúan en el interior de la misma estructura refractaria ya existente aunque, también es posible encontrarlos como módulos independientes, que se pueden montar como si de una estufa se tratara, por lo que resultan unas alternativas válidas para las viviendas de nueva construcción. El mantenimiento de las chimeneas “cassette” Una mejora para cualquiera de estos tipos de chimeneas es el empleo de los revestimientos de vermiculita, un mineral ignífugo con una alta capacidad aislante y que resulta bastante barato. En forma...

Leer Más

Las 14 chimeneas de Madrid con más historia (zona Este)

Las 14 chimeneas de Madrid con más historia (zona Este)

Las 7 chimeneas más históricas de la zona este de Madrid Paseando por Madrid, con los ojos bien abiertos, es fácil encontrar aún un elemento característico de las ciudades de la era industrial: las chimeneas. Pues si bien es cierto que la capital nunca se ha caracterizado por un fuerte peso del sector industrial, hubo un tiempo en que las fábricas estaban en el interior de la ciudad, hasta que comenzó el llamado “vaciado” industrial, y fueron desapareciendo o instalando en el extrarradio. Tal vez por eso sean aún más llamativos estos elementos que, aunque escasos, aún persisten en la fisonomía de la ciudad; recuerdos vivos de un tejido del que Madrid también fue participe importante. Estas chimeneas –muchas de ellas permanecen aisladas, exentas– están hoy desconectadas de las industrias o talleres de las que eran parte y les daban sentido. Ya hemos contado en la entrada anterior cómo se construían de fuera hacia dentro. Una polea interna permitía subir el material, mientras los obreros iban colocando ladrillos desde dentro de la estructura, utilizando una especie de garras incrustadas en forma de ‘U’ que se embutían –cada 35 centímetros iba colocada una– en la pared. Servían como escaleras y apoyo de tableros, que constituían las plataformas sobre la que los operarios trabajaban, y a su vez el punto de cuelgue de la polea que permitía el transporte de materias en altura. Habiendo visto en la entrada anterior aquellas de las que se ocupaban los deshollinadores de la zona oeste, repasemos en esta ocasión las más occidentales:   1- Casa de las Siete Chimeneas (Plaza del Rey, s/n) La primera de las chimeneas de Madrid, al menos de la zona este, en realidad es un conjunto arquitectónico con hasta siete tubos. La Casa de las Siete Chimeneas fue una de las primeras casas que se construyeron en el siglo XVI en el extrarradio de Madrid. En estos terrenos, conocidos entonces como baldíos de Barquillo, vivía una hermosa mujer protegida del rey, que fue su propio padrino de boda. Para la ceremonia, el monarca regaló a la novia siete arras de oro que representaban los siete pecados capitales, que advertían a la joven esposa del peligro de caer en ellos. Unos meses después, el capitán tuvo que marchar a la guerra de Flandes, donde a los pocos días murió en una batalla. Desde ese momento, la viuda llevaba una vida discreta y solitaria, por eso unos meses después nadie pudo comprender que apareciera asesinada en su propia cama. Nunca se supo quién o quiénes perpetraron el crimen. Pero la superstición hizo que la gran mansión permaneciera deshabitada durante muchos años, envuelta en una leyenda que aseguraba que por las noches, cuando...

Leer Más

Las 14 chimeneas de Madrid con más historia (zona Oeste)

Las 14 chimeneas de Madrid con más historia (zona Oeste)

Las 7 chimeneas más históricas de la zona oeste de Madrid Formando parte del patrimonio industrial arquitectónico e histórico de la capital, en su mayoría olvidadas y en muchos casos aisladas, algunas chimeneas históricas de Madrid perviven, como testigos de otro tiempo y de otro Madrid. Son chimeneas de antiguas fábricas, construidas en el siglo XIX o comienzos del XX conformas y alturas características, elementos de la arquitectura industrial prácticamente desaparecidos en nuestra ciudad, y que a buen seguro supusieron un reto para los deshollinadores de la época. La construcción de estas chimeneas de ladrillo era todo un arte, pues al no existir los andamios de hoy en día, se instalaban estructuras de madera en su interior para ir construyendo la cara exterior, la cara vista, e ir decreciendo hasta llegar al final, y sin tener una visión directa. Un desafío también a la hora de limpiar las chimeneas. Hoy en día, en ausencia de sentido presente, estas chimeneas de Madrid se han convertido en parte de la historia de Madrid. De gran interés para los ciudadanos, pues contextualizan y conectan el lugar donde se encuentran con su pasado, y enriquecen el perfil de la ciudad, ahora de un modo tal vez escultórico e indudablemente urbano. Realicemos un breve tour por ellas. Hablamos de las siete que serían el sustento de los deshollinadores de la zona oeste de Madrid. ¿Cuántas de ellas conoces?   1- Chimenea en el antiguo Ministerio de Fomento (hoy Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente) (C/ Claudio Moyano, 2, frente a las casetas de los libreros) Esta espectacular chimenea de Madrid, exenta del edificio, obra del gran arquitecto Ricardo Velázquez Bosco es, sin duda, la más elaborada y llamativa del paisaje capitalino. Tras la verja, la chimenea del ministerio puede disfrutarse desde la cuesta de Moyano mientras uno disfruta de la adquisición de libros antiguos. Realizada durante la tercera reforma del edificio, en 1885, en el estilo ecléctico que predomina en todo el conjunto, destaca por sus detalles neorománicos. Y el remate-capitel de la chimenea, en forma de corona, con sus arcos y columnas en miniatura, la hacen única.   2- Chimenea de la antigua Fábrica de Vidrios Artigas (C/Juan de Urbieta 13- 15, semiesquina c/Valderribas) A primera vista parecería una especie de jaula, dentro de la cual se encuentra –en el interior de un patio vecinal– otra histórica chimenea de Madrid. Acercarse a ella conforma que tal medida fue un acierto: se trata de un innegable mirador para mostrarla, encajonada entre dos bloques de viviendas. La chimenea es lo único que persiste de la fábrica, demolida en los años noventa. Construida en el año 1915, un pequeño cartel en su base recuerda...

Leer Más

Averigua cuánto cuesta deshollinar una chimenea antes de instalarla

Averigua cuánto cuesta deshollinar una chimenea antes de instalarla

Si cuando nos planteamos adquirir un vehículo pensamos en los gastos periódicos que, a la larga, supondrá su mantenimiento, ya sea en forma de un seguro, el consumo de carburantes o electricidad, las revisiones y reparaciones, los recambios… Parece lógico saber de antemano cuánto cuesta deshollinar una chimenea antes de instalarla, ya que será uno de los gastos requeridos, al igual que el combustible. En este sentido, es necesario diferenciar dos aspectos de la instalación: el material que se emplee para quemar, y el material de construcción de los conductos y del propio hogar. Ya que, si bien las tarifas del deshollinador profesional (puede consultar aquí las nuestras) serán siempre iguales por el servicio, dichos aspectos determinarán la frecuencia con la que será necesaria limpiar la chimenea, su inspección o, en el peor de los casos, la reparación de alguno de sus componentes. ¿Cuesta más limpiar una #chimenea de ladrillo que una de metal? Te lo contamos. - Deshollinadores de Madrid           Los costes de deshollinar una chimenea varían en función de:   Tipos de combustible de chimenea Dentro de los materiales más habituales que se emplean como combustible, la leña, los ‘pellets’ y el carbón son los tres que más residuos sólidos generan, esto es, el hollín. Si bien es el primero de ellos, es decir, la leña, para el que resulta más complicado predecir el esfuerzo de cuánto cuesta deshollinar la chimenea; ya que la composición de las diferentes maderas, la humedad, resinas, ceras y otros residuos que contenga, puede hacerla más proclive a producir mayor cantidad de restos, y que estos sean más difíciles de eliminar, tanto en los conductos como en el propio hogar. Así, la frecuencia a la hora de limpiar la chimenea puede variar, en este caso, desde los 3.000 a los 5.000 kilos de leña. También hay que tener en cuenta que, si además empleamos la chimenea para cocinar, o para quemar algún tipo de resto de poda, el hollín que se produzca durante su uso será mayor. Por contra, las chimeneas de gas natural o de bioetanol apenas producen residuos durante su combustión, por lo que la limpieza de estufas de este tipo, sin tener en cuenta los factores ambientales o externas, será mucho más sencilla. Sin embargo, aunque la limpieza sea menos complicada, el coste del combustible, e incluso de la propia instalación –que resulta bastante más sensible en el caso del gas- puede resultar en una mayor inversión a la larga. Por su parte, el gasoil suele ser más asequible que el gas, la instalación también es más sencilla, pero su combustión genera más residuos. Leña, gas, pellets… si vas a instalar una #chimenea nueva, eso es lo que...

Leer Más

Los 4 problemas más comunes en la limpieza de chimeneas y cuándo llamar al deshollinador

En Deshollinadores de Madrid sabemos que la limpieza de chimeneas puede ser una tarea, cuanto menos, molesta; pero es la única solución para evitarnos complicaciones que, a la larga, se convertirán en un auténtico quebradero de cabeza. Repasamos hoy los cinco problemas más comunes que podemos encontrar en las instalaciones. Llega el invierno y es momento de encender la #chimenea, pero ¿has pensado en su limpieza? - Deshollinadores de Madrid           Manchas blancas en el ladrillo Si nuestra chimenea está construida con piedra o ladrillo, es posible que aparezcan unas manchas de color blanco o restos con aspecto de polvo con el mismo color. Esto suele ser debido al efecto del agua, que resulta absorbida por estos materiales de construcción proveniente de la lluvia o de la nieve. Y es que esa agua que consigue penetrar por los poros o grietas de la superficie de la chimenea, arrastra consigo cal y otras sales que se han disuelto en la misma, y cuando el recubrimiento se seca, esto es, el agua se evapora, se vuelven a solidificar y provocan esas acumulaciones de color blanco. También los restos de madera que permanecen en la chimenea y entran en contacto con el agua pueden empezar a descomponerse y causar un efecto similar. En estos casos, el proceso de la limpieza de chimeneas deberá comenzar por una inspección y evaluación visual del estado de los sombreretes y de las juntas de los ladrillos y piezas del recubrimiento, precisamente para encontrar esas grietas, roturas u orificios que puedan dar paso al agua. Ante la presencia de los mismos, es aconsejable realizar una reparación lo antes posible o, al menos, antes de la temporada de lluvia y, especialmente, del invierno. Efectivamente, si el agua que penetra en una grieta llega a congelarse, provocará que el daño vaya a más, ya que se expande, ejerciendo presión sobre los materiales. Hasta una pequeña grieta puede ser problemática a largo plazo, y no sólo por el efecto del agua, sino que también se ven incrementadas por los ciclos de frío y calor, que provocan la expansión y contracción de los materiales. Puede ser tan drástico como tener que reformar la chimenea o el tejado. Un deshollinador profesional podrá recomendarle acerca de los compuestos sellantes existentes, resistentes al agua y que además son lo suficientemente flexibles para aguantar esos ciclos de expansión y contracción, pero para su aplicación será necesario limpiar adecuadamente las superficies, eliminando cualquier presencia de moho u hongos.   Nidos de pájaros Las chimeneas resultan refugios perfectos para ciertos animales, como algunas aves, por ejemplo los vencejos, los gorriones y las lechuzas; para las ardillas e incluso para los murciélagos. De hecho, existe una especie denominada...

Leer Más
Utilizamos cookies para garantizar que tenga la mejor experiencia en nuestro sitio web.
Más sobre nuestros cookies